Refugio Nacional de Fauna Silvestre Golfito

"Un Refugio para todos"
 
Categoría de manejo: Refugio Nacional

 

Ubicación: Políticamente el Refugio Nacional de Fauna Silvestre Golfito está situado en la provincia de Puntarenas, cantón Golfito, distrito Golfito.
 
Geográficamente ubicado en la costa sur del Pacífico de Costa Rica y sus coordenadas medias son 08°42′N 83°15′O. Su límite sur es el Golfo Dulce, al oeste limita con el Parque Nacional Piedras Blancas y la Reserva Forestal Golfo Dulce.
 

 

Creación: 18 de julio de 1985, que se declara Refugio por medio del Decreto Ejecutivo N°16373-MAG, y ampliado por medio del Decreto Ejecutivo N°16912- MAG del 22 de abril de 1986
 
Superficie: 2.810 hectáreas, el 42% de las cuales pertenece al Estado. El resto de las propiedades está en manos privadas.
 
Servicios:  Centro de visitantes, Sanitarios, Área de Parqueo, amplias áreas verdes, Área de descanso en el Sendero Catarata.
 
Clima: Caliente, lluvioso y muy húmedo.
 
Humedad: supera el 90% durante casi todo el año.
 
Precipitación anual: oscila entre 4.500 mm en la parte exterior de la bahía y de 5.000 a 5.500 mm en las filas montañosas más altas del Refugio.
 
Temperatura promedio anual: 26° Celsius.
 
Temperatura mínima promedio: 21° Celsius.
 
Temperatura máxima promedio: entre 29° y 32° Celsius, típica de las regiones bajas del país.
 
Estación medianamente seca: de diciembre a abril.
 
Estación lluviosa: de mayo hasta noviembre.
 
Tipo de bosques que lo conforman:
  • Bosque Muy Húmedo Tropical (bmh-T): con temperaturas mayores a 24° C y precipitación entre 4.000 y 8.000 mm por año. 
  • Bosque Pluvial Premontano (bp-P): con temperaturas que oscilan entre los 18° y los 24° C y una precipitación promedio anual de entre 4.000 y 8.000 mm (según la clasificación de zonas de vida de Holdridge). 
  • Bosques de bajura: Bosques de bajura: Por su condición y características conforman el 100% de la cobertura boscosa del AP. Presentan una estructura compleja en la cual se identifican hasta tres estratos (dosel, sub dosel y sotobosque), no siempre bien diferenciados, donde hay presencia de lianas y epífitas.  

Suelos: Los suelos del Refugio Golfito, así como de la mayoría del área montañosa son pobres en nutrientes para las plantas, y pertenecen a los llamados Ultisoles. La falta de nutrientes se asocia a que son suelos arcillosos, donde predominan óxidos de hierro, que le dan su coloración rojiza. Los suelos en estos bosques tienen un origen tectónico-erosivo y de sedimentación aluvial.

 
El Refugio incluye una cadena de montañas y tierras altas que suben hasta los 500 metros sobre el nivel del mar y luego se hunden abruptamente en él, formando una costa bastante irregular, con acantilados de hasta 200 metros de alto que se alternan con las mareas y estuarios. Esta irregularidad es el resultado de la erosión de las rocas volcánicas y sedimentarias de gran antigüedad, formado por la sucesión de capas de basalto que datan de entre 50 a 65 millones de años.

 

 

 
​​​​
A mediados del siglo XX, Golfito era una región importante para el cultivo del banano (con lo que también resultaba el principal puerto del sur de Costa Rica para su exportación), pero una combinación de factores hizo económicamente insostenible la actividad en la zona: el descontento de los trabajadores con sus condiciones laborales, la disminución de los mercados extranjeros, el aumento de impuestos a la exportación y las enfermedades del banano llevaron al cierre de la United Fruit Company en 1985.
 
Un año después de la salida de la industria, el gobierno de Costa Rica utilizó estas tierras para establecer la “Reserva Golfito”, como se le conoce comúnmente.
 
El RNFSG es un complemento ecológico del Parque Nacional Corcovado, una gran extensión de territorio situado en el Golfo Dulce.
 
A mediados de la década de 1990 comenzó a llegar un pequeño flujo de turistas, y desde mediados de 2006 la pesca deportiva se ha convertido en la atracción turística más importante. Excursiones de pesca, paseos por zonas naturales, y los barcos que funcionan como taxis están fácilmente disponibles en las cooperativas locales y en las tiendas del centro de Golfito. Actividades turísticas típicas son: los paseos en bote por la bahía, caminatas por senderos naturales, la pesca deportiva, la natación y el surf.
 
Pero fue hasta el 18 de julio de 1985, que se declara Refugio por medio del Decreto Ejecutivo N°16373-MAG, y ampliado por medio del Decreto Ejecutivo N°16912- MAG del 22 de abril de 1986. Con el objetivo específico de proteger los suelos y los numerosos afluentes que abastecen a la ciudad de Golfito y las comunidades aledañas, a través de la protección de los bosques.
 
El pago de la entrada se realiza en la casetilla únicamente con tarjeta.
 
Horario para la visitación:
 

De lunes a domingo y feriados: de 8:00 am a 3:00 pm

 
Tarifas:
 
Nacionales y residentes ¢ 800 + I.V.A. = (¢904.00)
 
Extranjeros no residentes $10 + I.V.A. = ($11.30) 

 

Los niños menores de 11 años y las personas de la tercera edad, ingresan libre. 

 

 
El paisaje del Refugio se destaca por ser uno de esos casos raros donde encontramos una ciudad y un bosque conviviendo de manera muy cercana, ya que rodea casi por completo la ciudad de Golfito.
 
El Refugio presenta desde bosques de bajura que embellecen las planicies y que protegen los extensos ríos, quebradas y manglares que dan vida a especies de mamíferos, reptiles, aves y anfibios (algunos de ellos endémicos de la zona), hasta comunidades coralinas que forman parte del extenso ecosistema acuático del Golfo Dulce que lo rodea.
 
Las pesadas, abundantes y casi constantes lluvias alimentan innumerables cursos de agua, que favorecen el crecimiento de árboles muy altos cargados de epífitas, entre ellos el “Peltogyne purpurea” mejor conocido como Nazareno y los árboles de “Ceiba pentandra” conocidos como árboles de Algodón de Seda, más conocidos como Ceiba. Mientras esté allí, no se olvide de echar un vistazo a las cícadas del bosque, un «fósil viviente», llamado “Zamia”, no se deje engañar por su apariencia de palmera, con sus robustos troncos leñosos y hojas parecidas a helechos, estos robustos ejemplares tienen una larga historia que se remonta al reinado de los dinosaurios sobre la tierra.
 
Actualmente el RNFS-Golfito se encuentra dentro de los 12 nodos o sitios principales de observación de aves de la Ruta Nacional de Aves que ha desarrollado el país.
 
El Refugio Nacional de Fauna Silvestre Golfito cuenta con 2 senderos bien definidos los cuales se detallan a continuación:
 
  • Sendero La Catarata:
Este sendero está en medio de un bosque húmedo tropical característico de la zona, durante su recorrido se deben cruzar dos cuerpos de agua en cinco ocasiones por lo que tiene un grado de dificultad intermedio.
 
El recorrido inicia en las cercanías del Centro Operativo El Naranjal, con una distancia de 2 kilómetros aproximadamente, con un circuito en forma de ocho, el cual conduce a una catarata a mitad del recorrido.
 
Preste mucha atención durante su caminata y podrá observar parte de la fauna típica de ecosistemas del bosque húmedo tropical, como: los osos hormigueros “Myrmecophaga tridactyla”, Pizotes “Nasua narica”, Mapaches “Procyon cancrivorus”, Tolomucos “Eira barbara”, Saínos “Tayassu tajacu”, junto con especies nativas de roedores como Cherengas “Dasyprocta punctata” y Tepezcuintles “Cuniculus paca”, las cuatro especies de monos descritas para Costa Rica: el Mono Ardilla o Tití “Saimiri oerstedii oerstedii” y el Mono Congo “Alouatta palliata” y algunas especies de aves como el Pavón “Crax rubra”, Lapa roja “Ara macao”, Tucán gargantiamarilla “Ramphastos swainsonii”, y con mucha suerte pumas “Puma concolor costaricensis.”
 
En este sendero se pueden observar además una diversidad de especies de árboles frutales que tienen más de 50 años según cuentan los lugareños, ya que fueron plantados por la United Fruit Company, como parte del jardín creado para el disfrute de los altos jerarcas y sus familias; y que aún en la actualidad continúan alimentando la fauna que habita dentro del RNFSG.
 
  • Sendero El Colibrí:
Es un sendero que inicia frente a las instalaciones del Centro Operativo El Naranjal y a un costado de las oficinas principales de la Dirección Regional del Área de Conservación Osa (ACOSA), con una extensión de 600 m, es de fácil recorrido.
 
Es un sendero para disfrutar de la presencia de especies de mamíferos pequeños, aves, anfibios, reptiles. Aquí además predominan las plantas bastón del emperador y gingers, las cuales atraen a gran cantidad de aves, principalmente a los colibríes a quienes debe su nombre.
 
Uno de sus principales atractivos es la laguna artificial que fue parte del campo de Golf de la United Fruit Company, el cual abarcaba parte del RNFSG y el actual campo de aterrizaje, lo cual permite, además, contar parte de la historia e impacto de la Compañía Bananera en la zona de Golfito. Hoy esta laguna es utilizada como bebedero para los animales durante la época seca.
 
 
Se recomienda el uso de ropa cómoda y ligera, calzado deportivo o de montaña e impermeable de ser posible, en la época de invierno, repelente, bloqueador solar, gorra o sombrero, llevar hidratación (el tipo de botella para agua o bebidas hidratantes, debe ser retornable), poncho o capa en época de invierno.
 
Las caminatas por los senderos se pueden realizar de manera auto guiada o contratar guías locales.
 
No se permite el ingreso de plástico de un solo uso, está prohibido alimentar los animales silvestres, extraer, capturar o lastimar la flora, fauna, subproductos o minerales, no se acepta el ingreso con armas de cualquier tipo sean de fuego o punzocortantes, no se permiten fogatas, ni cocinar dentro del ASP, los alimentos se pueden consumir únicamente en las zonas establecidas para este fin, los visitantes deben retirar su basura, no se permite el ingreso de mascotas, no se cuenta con área de acampar.