Corredores Biológicos


​El Programa Nacional de Corredores Biológicos (PNCB) es un programa institucional del SINAC, que surge de la iniciativa de los Enlaces nacionales y regionales de corredor biológico del Proyecto Corredor Biológico Mesoamericano sección Costa Rica (CBM-CR), con la generación de diferentes ejercicios de planificación estratégica durante el año 2005, con el fin de buscar la esencia misma y una visión a futuro para los corredores  biológicos en el país. Estos esfuerzos ya eran acompañados por organizaciones e instituciones que se interesaban  en la consolidación de un sistema nacional de conservación, totalmente interconectado.
 
Para mayo del 2006 se oficializa el establecimiento del Programa Nacional de Corredores Biológicos de Costa Rica (PNCB), mediante Decreto Ejecutivo de la República No. 33106-MINAE. 
 
El máximo nivel operativo del Programa está reflejado en el trabajo que se desarrolla en cada uno de los Consejos Locales de Corredores Biológicos que operan en las Áreas de Conservación del país. Es ahí donde estas coaliciones sociales locales desarrollan esfuerzos para conservar la biodiversidad y para propiciar la producción de bienes y servicios amigables con la naturaleza, que ayuden a mejorar sus condiciones socioeconómicas. Por lo cual, los corredores biológicos se han convertido en territorios de desarrollo sostenible.
 
El SINAC a través de los Programas Regionales de Corredor Biológico de las Áreas de Conservación, es uno de los facilitadores de la consolidación de los corredores biológicos. En esta tarea, el cumplimiento del Enfoque Ecosistémico es primordial, ya que estos territorios deben ser manejados participativamente, de manera inclusiva y responsable, para garantizar que las nuevas generaciones cuenten con los bienes y servicios ecosistémicos generados en sus corredores. Es en ese sentido, es que el apoyo brindado por las diferentes instituciones y organizaciones que conforman el Comité de Apoyo a los Corredores Biológicos ha sido la base para el establecimiento de la Red Nacional de Corredores Biológicos, misma que podrá asesorar en todos los niveles participativos sobre las estrategias y experiencias para establecer y consolidar los corredores.
 
En Costa Rica los procesos de fragmentación de los ecosistemas han sido la causa de la pérdida de fertilidad de los suelos, del aceleramiento de los procesos erosivos, de la pérdida de capacidad de recarga de los acuíferos, de la reducción de bienes y servicios ecosistémicos y en general de la desaparición de importantes hábitat, que como consecuencia presentan el aumento de la vulnerabilidad ecológica y social de esos territorios.
 
Cualquiera que sea el tipo o definición para un corredor biológico su alcance queda en demostrar que son unidades territoriales funcionales que sirven como aliados en la conservación de la biodiversidad. La futura investigación y monitoreo de aspectos ecológicos y socioeconómicos jugarán un papel fundamental para determinar la funcionalidad de los corredores.
 
Aunque el establecimiento de corredores biológicos en el territorio no es un proceso simple ni fácil, ha significado la oportunidad de los diferentes sectores sociales locales para propiciar la conectividad ecológica y también la conectividad social. Por esto, se han convertido en una de las iniciativas más importantes en la conservación de la biodiversidad costarricense, en el ordenamiento territorial y como instrumento de integración nacional.