Inicio de sesión


  
Esta  área  silvestre  protegida   se localiza en la costa Pacífica de  Costa Rica,  en el cantón  de Aguirre de la provincia de Puntarenas, a siete kilómetros  sur-este de la  ciudad de Quepos,  es decir a unos 157 kms.   al sur  de San José.
Fue  creado  el 15  de  noviembre  de 1972 mediante la Ley No. 5100. Tiene una  extensión de 1.983 hectáreas en la parte  terrestre y  55.210 hectáreas en la parte marina.  La topografía del área es accidentada y en su mayor parte presenta una  pendiente de 20% o más. La  altitud  varia desde los   0  a  160 metros  sobre  el nivel  del mar.
 
Antecedentes
La región  donde  se localiza  este  Parque  Nacional,  fue  poblada  por los indígenas Quepoa,  nombre que  dio  origen a la ciudad  de Quepos.  Con la  llegada de los  colonos, las tierras se convirtieron en áreas de cultivos  que posteriormente fueron adquiridas por la United Fruit Company.
El área  que  actualmente constituye el  parque,  fue  adquirida por  extranjeros que impedían el  acceso  a los  lugareños.  Esta  situación motivo a la integración de un comité pro Parque  Nacional  que  convenció a las autoridades Municipales y Nacionales, para la declaración  de éste Parque Nacional.
 
Misión del Parque Nacional Manuel Antonio
 
Esta se define como: "la protección y manejo sostenido de la biodiversidad terrestre, marina y las bellezas escénicas en la zona de transición BH-BMH, con influencia de especies de bosque seco en el Pacífico Central, incluyendo el único hábitat natural protegido para el mono Titi, subespecie citrinellus, así como un polo para el desarrollo socioeconómico y para la promoción de la conservación en la región”.
 
Información general
 
El Parque Nacional Manuel Antonio es una pequeña  isla  biológica, dentro  de un área  sometida a diferentes  actividades como agricultura, ganadería y un alto desarrollo turístico.
Parte  del  bosque  se encuentra  en proceso  de regeneración,  ya que en el pasado fue  objeto de una  extracción  selectiva de árboles maderables  y el  14  de setiembre  de 1993,  sufrió las consecuencias del  huracán  Gert,  que  destruyo gran parte  de  bosque  primario.
Este  es uno  de los  parques nacionales de mayor belleza escénica del país y una  de las  áreas  que  recibe más  cantidad de turismo nacional e internacional.  Otro atractivo importante  es el  bosque tropical húmedo  cerca de la playa,  donde habitan  algunas especies  de flora  y fauna  que  se encuentran  en peligro  de extinción.
Punta  Catedral  en el pasado era  una  isla  que  debido  a la acumulación  de  sedimentos,   se unió a la  masa continental,  formando  una  faja  arenosa  llamada  TOMBOLO que  constituye un  rasgo geomorfológico  a  destacar.
 
Factores climáticos
 
El  clima  es húmedo  tropical,  caracterizado  por una  estación   seca corta  (enero  a marzo)  y una  estación  lluviosa más  larga  (abril  a diciembre).  La precipitación promedio anual  es  de 3584 mm.  La  humedad relativa es  de 86%.  La temperatura promedio  anual  máxima  es  de 31˚C , mínima 22.6˚C . Los vientos provienen  de sur al  este,  con una  velocidad promedio de  5,5 Km ,  y hasta  70 Km. por hora en  tormentas  tropicales.  Las horas sol promedio anual  son de 5,9,  con una mínima de 4,3  en el  mes de  agosto,  y una  máxima de 9 en  marzo.
 
Fauna  y  Flora
 
El Parque  Nacional  Manuel Antonio  tiene una  gran  riqueza en  su  flora y  fauna,  donde   se registran,  352  especies   de aves,  109  especies de mamíferos,  variada  fauna  marina y  346 especies  vegetales.
En  el  área  es frecuente observar especies de  aves   como  el tucancillo, el pelícano  o buchón,  el  chocuaco, el águila pescadora,  el  martín pescador verde y la  chirincoca.  También  es posible  observar iguanas, garrobos y  serpientes.  Entre  los mamíferos más  sobresalientes encontramos el mapache,  el pizote, la guatuza,  el perezoso de  dos   y tres dedos,  el mono carablanca y el mono tití.  Es importante señalar que  durante  la época de lluvia,  la abundancia   de agua y comida en la parte interna  del bosque,  permiten  a los animales sustentarse en  mejor  forma,  a diferencia  de la época seca,  donde  estos  buscan  alimento en las  zonas  cercanas a la playa.  Algunos  animales  son  de hábitos  nocturnos,  por lo cual  es difícil observarlos  durante  el día.